Hubo un tiempo en el que las empresas no podían comprar ordenadores. Así que “se suscribían” a ellos

A Gustav Tauschek se le encendió la bombilla en 1932. Llevaba tiempo pensando en alguna forma de almacenar datos, y acabó patentando el tambor magnético. Él no lo podía saber, pero aquello acabó siendo fundamental para el desarrollo de la informática moderna.

https://www.xataka.com/historia-tecnologica/hubo-tiempo-que-empresas-no-podian-comprar-ordenadores-asi-que-se-suscribian-a-ellos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.